8 DE MARZO

Ayer fue un día de cambio y revolución, lleno de emociones y experiencias para todo nuestro alumnado y profesorado en las que se enriqueció de valores de igualdad y respeto, eje vertebrador que hace que la educación haga que nuestros niños y niñas se desarrollen como “personas”, sin distinción de sexos.

8 de marzo, el Colegio Séneca conmemora el Día Internacional de las Mujeres y con el lema “Ayúdanos a soñar igual”.

Los sueños son de todos los hombres y mujeres, niños y niñas, la entrega y el apoyo de madres, abuelas, mujeres de distintos sectores laborales y profesorado, que colaboran un poco más, en que los sueños se cumplan, con actividades muy diversas: baile, charlas, experimentos, juegos, proyectos de investigación…

Un ejemplo de vida, que una vez más, nos dan las mujeres para formar parte de la historia y un esfuerzo por conseguir para todas los mismos derechos y libertades que los hombres.
A través de estas actividades nuestro centro quiere motivar a nuestros niños y niñas a tener nuevos horizontes e inquietudes y despertar en ellos y ellas el interés por todas las profesiones, independientemente del sexo.

Gracias Elena y Yolanda, mujeres con cargos directivos en DEZA que transmitieron habilidades empresariales y cargos de responsabilidad, gracias a Katy, Sole y Ángela, madres de tres alumnos de secundaria, por su superación y experiencia de vida, gracias a Elena, madre dentista que transmite el entusiasmo por su profesión y hábitos de higiene y salud, gracias a Loli, madre de dos alumnos y científica, que con sus experimentos dejó boquiabiertos a todos/as nuestros pequeños/as, gracias a Esther, madre de dos alumnos, por su responsabilidad en el ámbito de sanidad(Reina Sofía) y Tránsito, abuela luchadora pintora de edificios que sufrió discriminación hace 30 años, pero que ha sido capaz de demostrar que podía hacerlo igual que los hombres, gracias a Elena y Carmen, jóvenes deportistas del FC Córdoba femenino, que con 18 años abandonan su provincia para cumplir su gran sueño de jugar al fútbol, gracias a Mónica, antigua alumna y química de la Universidad de Córdoba, que investiga la tierra para poder cultivar en Marte, gracias a Beatriz, madre de un alumno y alumna, por mostrar su ejemplo en el sector de la moda y combatir estereotipos, gracias a Lidia, hermana de un compañero, que compartió su experiencia de madre luchadora y trabajadora, que transmite a sus hijos el deporte, la superación de obstáculos, no rindiéndose ante cualquier adversidad, gracias a una madre policía que nos transmitió seguridad y protección, gracias a Laura, madre de un alumno, por su ejemplo de lucha por la igualdad y Clara, madre de un alumno, por su psicología, paciencia, emoción y buen trato a las personas enfermas del hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Por último no olvidar, al grupo de decorsumba del club deportivo DecorSéneca, por deleitarnos y hacernos emocionar con un baile que transmitió tolerancia, respeto, tareas compartidas entre niños y niñas y lucha de las niñas y niños por vivir en una sociedad igualitaria.

Comments are closed.