CUIDADO: VOLANTONES

Volantones1En la segunda mitad de primavera, es muy normal encontrar en cualquier parque de la ciudad crías volantonas que por su torpeza en sus primeros días de vuelo, deambulan por el suelo intentándose esconder y proteger de posibles depredadores. En nuestro colegio, como no podía ser de otra forma, debido a la importante población de gorriones que nos eligen como hogar, también podemos ver en estos días cómo las pequeñas crías de gorriones recorren nerviosos los patios mientras no paran de llamar a sus madres, que atentas a ellos les dan las primeras instrucciones de vuelo y consiguen que levanten pequeños y torpes vuelecillos que los hacen estrellarse contra las macetas, las escaleras o las barandillas.

Volantones3Este hecho llama poderosamente la atención de nuestro alumnado, sobre todo los más pequeños. Por ello debemos sentirnos privilegiados al contar con este precioso momento de aprendizaje que los volantones protagonizan, a la vez que nuestros alumnos pueden aprender también sobre este proceso natural tan bello.

Hay que entender, que aunque nos den ganas de ayudarlos, cogerlos, protegerlos y alimentarlos, debemos tener en cuenta que no hay nadie mejor que sus propias madres y la propia naturaleza para conseguir, más pronto que tarde, que estos torpes pajarillos se conviertan en expertos “aviadores”. Por ello, cuando vemos volantones en el suelo tenemos que tener en cuenta algunas cosas:

  • Primeramente, hay que tener mucho cuidado al andar por las zonas comunes para no pisarlos, ya que no suelen estar solos y puede haber más pájaros desplazándose por el suelo.
  • Sólo cuando veamos que aún no tiene plumas, cayó del nido por alguna causa, entonces sí podremos llevarlo a casa para cuidarlo y alimentarlo, ya que si es muy prematuro no podrá aprender a volar y comer por sí mismo, corriendo un alto riesgo de morir abandonado. Si tenemos paciencia, lo alimentamos bien y lo entrenamos para vuelos cortos, podremos finalmente liberarlo para que encuentre su lugar en la ciudad o quién sabe si acaba anidando en nuestro cole. Pregunta antes a un profe y sobre todo a tus padres antes de llevarlo a casa.
  • El resto de gorriones debemos dejarlos en el mismo sitio donde los encontramos y no permanecer sobre ellos mucho tiempo ni cogerlos con la mano, pues tanto ellos como las madres sufren de gran estrés con ello.

Si te  interesa el tema de la cría de gorriones, y siempre que te comprometas a devolverlos a la naturaleza, puedes echarle un vistazo al siguiente blog:

http://nuestrogorrion.blogspot.com.es/p/cuando-coger-una-cria-como-alimentarlo.html

Comments are closed.