MANIFIESTO DE LOS ALUMNOS DE 4º ESO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Video manifiesto

Buenos días a todos y todas: Hoy, nosotros, alumnos del Colegio Séneca, nos gustaría hablaros de Nerea. Nerea podría llamarse Elena, María, Ana, Rosa o como tantas y tantas víctimas de esta lacra que es la violencia de género. Pues bien, Nerea tiene 26 años de edad, es andaluza, estudia en una Universidad de su ciudad, es sociable y usuaria de las redes sociales, Twitter, Facebook o Instagram siempre están rondando en su mente. Es soltera, nunca le importó mucho tener pareja, aunque le da miedo encontrar la pareja inadecuada ya que leyó hace poco que el número de adolescentes maltratadas por varones en las aulas se ha triplicado, que 823 menores tuvieron que recibir ayuda psicológica por acoso y violencia contra ellas. Le llama la atención que este dato ha aumentado un 23% más que el año pasado. Ella tiene una mente brillante y decide acercarse al tema, quiere saber cómo está de concienciada la gente ante la violencia de género. Se informa y estudia encuestas con resultados demoledores, ve cómo el 24% de los jóvenes cree que el lugar de la mujer es en la casa, que el 10% de los hombres adultos creen que son ellos los que deben de tomar las decisiones de la pareja, y lo más sorprendente es que el 50% de hombres y jóvenes varones piensan que una mujer aguanta bien el maltrato. Ver todos esos datos le estremece. Nerea cada día desarrolla su afición por las redes sociales, en las cuales el 61% de las mujeres admiten haber sufrido malos tratos a través de ellas, con ellas se puede informar de las últimas noticias tanto en el panorama nacional como internacional. Puede leer las noticias y cada una es más denigrante que la otra. Un hombre de la localidad valenciana de Oliva mató a su pareja a martillazos el 28 de marzo de 2013, fueron 5 y delante de su hijo, de 8 años, finalmente este hombre recibió 15 años de prisión por haberla matado, aunque esos 15 años nunca devolverán a un ser querido a la vida. Ese niño que ahora tendrá 9 años nunca podrá volver a abrazar a su madre, todo esto sabiendo que su propio padre fue quien la mató. Después de leer todas las noticias nacionales, entra en la sección internacional. No puede creer el texto de la pantalla. No entiende cómo la gente en Irán es capaz de atacar a mujeres con ácido. Su táctica es ir en moto y cuando ven a una mujer conduciendo en coche les arrojan el ácido, luego aceleran y salen corriendo. Hubo una víctima mortal, pero a los pocos días ya eran cuatro, la expresión de Nerea habla por sí sola, parece que ha visto un fantasma o algo parecido. Luego piensa: “afortunadamente, esto no es Irán”. Pasa la tarde y está tumbada en el sofá pensando sobre todo esto, coge su teléfono y lo desbloquea abriendo Instagram. Publica una foto suya con una amiga y un seguidor comenta que quiere verla. Le da su número de teléfono y Nerea lo llama. Nerea y el chico congenian, de hecho empiezan a salir juntos, todos opinan que Nerea y Jaime hacen buena pareja. Ella siente una fe ciega por él. Algún tiempo después se encuentran a pocos meses de su boda. Nerea siente ilusión por un lado, pero sombras comienzan a emerger. Jaime no suele hacer otra cosa que estar en el bar todo el día pero ella no actúa frente a eso. Un día él llegó a las 4 de la madrugada y ella le estaba esperando en el sofá, le preguntó qué estaba haciendo, él venía con la cara colorada de la bebida, y por su forma de actuar se veía que tenía ganas de discutir. Empezó una desagradable melodía de gritos. Al día siguiente ninguno de ellos podía pensar qué había pasado, Jaime le echa toda la culpa al alcohol y le promete que no volverá a ocurrir más. La situación se vuelve inquietante, Jaime le pide que si sale de casa le diga a todo el mundo que había tenido un accidente en la bañera. Esta situación se repite 6 veces y habla de lo ocurrido con su madre. Su madre decide denunciar pero Nerea se niega y, poco después, ocurre el fatal desenlace. Uno más. Con esta historia, queremos animar a todos los que hoy estáis aquí para que nunca callemos ante un abuso, denunciemos, ya van 45 muertes este año, una de ellas de una menor, sólo 14 fueron valientes de denunciar, nunca sabemos hasta dónde puede llegar un abuso, 45 murieron ya, no queremos aumentar esa cifra, queremos disminuirla, a cero, y eso lo podemos conseguir. ¡Eso lo vamos a conseguir! Denunciando, no callemos ante el maltrato, tenemos voz y voto, vamos a usarlo y a denunciar, para que no haya más casos de violencia de género, para hacer de esta sociedad más respetuosa con las mujeres, para no tolerar que alguien sufra un maltrato, para concienciarnos desde nosotros jóvenes y al resto de las personas, por una sociedad con menos violencia de género. Usemos nuestra voz.¨¡NUNCA SE ENTRA, POR LA VIOLENCIA, DENTRO DE UN CORAZÓN!¨

25N1 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Comments are closed.